7 cosas que JAMÁS deberías hacer en Rusia

El encanto de la Plaza Roja de Moscú
November 23, 2015

1 Jamás regales un número par de flores.

En Rusia, el número par de flores está reservado exclusivamente para los funerales. Pongámoslo de esta manera: los vivos reciben un número impar, los muertos, par. Por eso, si compras un número par, la vendedora pensará dos cosas: o que eres extranjero, o que esa persona a la que le regalarás las flores te ofendió muchísimo. Y por último, evita el número 13.


2 Nunca llegues de visita con las manos vacías

Aunque esto parecería ser de sentido común, en muchas partes del mundo no se hace. En Rusia se podría decir que es obligatorio, ya que se lo toma como una falta de respeto y educación. Los rusos son bien hospitalarios y les gusta tratar bien a sus huéspedes. Por eso adornan las mesas con toda clase de comidas y se visten de la mejor manera para dar una buena impresión.
Entonces, qué llevar? Una botella de vino, unos chocolates o un postre. Algo sencillo. Y ya que eres extranjero, entonces mejor llevar algo de tu tierra.


3 Al entrar, no te olvides de quitarte los zapatos

En las casas de los rusos casi siempre hay alfombra que recubre el piso. Y es obvio que los zapatos siempre tendrán cierta suciedad de la calle. Por eso, tienes que quitarte los zapatos, y te ofrecerán tapochki, que son una especie de pantuflas.
Por eso, cuando estés en Rusia, siempre lleva calcetines limpios! Al principio no entendía porque en los supermercados cerca de la caja, al lado de los dulces, siempre podías encontrar calcetines negros. Ahora todo tiene sentido.


4 No silbes dentro de la casa

Dicen que trae mala fortuna en la casa de la persona en que estás silbando. Entonces, es simple. Mala suerte. Nunca nadie pudo darme una explicación sobre este curioso hecho. Alguien alguna vez me dijo que esta costumbre de prohibir silbar viene de los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, que según los soviéticos, solo los nazis silbaban. Y claro, todo lo relacionado con los alemanes era malo.


5 No te sientes en una esquina de la mesa

Una vez llegué a la casa de una amiga para una fiesta, y la mesa era un poco pequeña. Lo primero que hice fue acomodarme en una esquina ante las risas de los presentes.
ME dijeron que no me colocara ahí porque de lo contrario no me casaría en los próximos siete años, aunque otros me dijeron que eso solo aplica para las mujeres. En el caso de los hombres, dicen que te quedarás calvo.


6 Si la botella se acaba, nunca la dejes vacia sobre la mesa

En esa misma fiesta, estabamos bebiendo vino. Y, como es costumbre, los hombres son los que tienen que servir. Entonces, serví las últimas gotas de vino y dejé la botella en la mesa. Inmediatamente, una de las chicas levantó la botella y la colocó en el piso. Me dijo que en Rusia las botellas vacías no se dejan en la mesa porque hay la creencia que si dejas un recipiente vacio en la mesa que siempre te faltará dinero para poder llenar la mesa. Es la versión que más he escuchado.


7 Nunca des la mano en la entrada de la puerta.

Sal, o entra, pero nunca bajo el marco de la puerta. Y esto casi nadie nunca pudo explicármelo. Simplemente te dicen que lo hagas y ya. Punto. Aunque ya muchos solo lo saben porque ya es como tradición, en realidad esto viene desde hace muchos siglos atrás, y tiene mucho que ver con la religión, pero sobre eso estaremos hablando ya muy detalladamente más adelante.